googled7f5afa4c62c5bad.html
top of page

¿Cómo se siente vivir con TLP? Parte 3

Actualizado: 6 feb

Al explorar los desafíos de los trastornos de personalidad, hallamos investigaciones que brindan claridad y comprensión profunda. Queremos compartir insights del estudio "¿Cómo se siente tener dificultades en la identidad? La fenomenología de la difusión de la identidad en pacientes con Trastorno Límite de la Personalidad: un estudio cualitativo" de Carsten R. Jørgensen, PhD, y Rikke Bøye, MSc. (2022).


Si desean entender más sobre este tema, pueden acceder al artículo completo en este enlace. Destacaremos algunas reflexiones esenciales y hallazgos del estudio.


En esta investigación sobre individuos con TLP, se identificaron 9 características que describen sus sentimientos. En este artículo, nos enfocaremos en las últimas tres (7, 8 y 9). A pesar de que el estudio se enfocó en mujeres, es crucial mencionar que el TLP afecta por igual a ambos géneros.


Es importante mencionar que estas características no representan la experiencia total de todas las personas con TLP, sino lo que se identificó como común entre los participantes. No todos con TLP se verán reflejados en estos rasgos. Estas características pueden cambiar con el tiempo y con la intervención terapéutica adecuada.


Psicologo Online

7. Necesidad de contacto, atención y reconocimiento de los demás para estabilizar la identidad.


Las personas con TLP parecen tener una fuerte necesidad de sentirse valoradas y reconocidas por los demás. Muchas sienten que necesitan que los demás los validen y les reafirmen que son valiosos y merecen estar aquí. "Es como si fuera adicto a que la gente me diga que soy bueno, que valgo la pena". Para estas personas, la soledad puede ser tan difícil de manejar que se describe como "un infierno". Cuando están solos, pueden experimentar una montaña rusa de emociones, desde estar extremadamente felices y cantando, hasta sentirse muy tristes o frustrados.


La necesidad de atención y validación de los demás puede intensificarse cuando sienten que alguien importante en sus vidas los ha dejado de lado. "Cuando siento que alguien que me importa me deja, necesito escuchar muchas veces que me quieren y que están allí para mí". La soledad puede ser especialmente desafiante porque no experimentan ese sentimiento de paz y comodidad en su propia compañía que muchos otros describen.


Debido a esta necesidad de validación, las personas con TLP pueden actuar o vivir de una manera que creen que complacerá a los demás. Pueden dejar de lado sus propias necesidades y límites personales solo para asegurarse de que los demás los valoren y no los abandonen. "A veces hago cosas que no quiero, solo para que la gente me quiera".


En el fondo, este comportamiento podría estar relacionado con no tener una idea clara de quiénes son realmente cuando están solos. "Cuando no tengo a nadie alrededor, siento que no soy nada". La sensación de vacío y la baja autoestima pueden hacer que renuncien a lo que realmente necesitan o quieren.


Muchas personas con TLP mencionan que dependen mucho de los demás para sentirse enteros y tener una idea clara de quiénes son. "Me siento tan dependiente de los demás que a veces siento que mis pensamientos y sentimientos son exactamente los mismos que los de ellos. Si actúo como ellos, siento que estoy haciendo lo correcto". Pero esto puede hacer que se sientan aún más perdidos respecto a su identidad real, porque viven a través de otros y cuando esos otros no están, sienten que ellos mismos desaparecen.


8. Dificultades en las relaciones interpersonales: Una paradoja relacional


Las personas con TLP expresaron tener dificultades en manejar relaciones interpersonales y en mantener un contacto emocional e íntimo con otros. A la vez que sienten una necesidad de estas relaciones para estabilizar su identidad, estar en tales relaciones frecuentemente exacerba una percepción de desestabilización de su identidad. Se cuestionan: "¿Soy lo suficientemente valioso?", "¿Estoy mostrando demasiada vulnerabilidad?", "¿Seré abandonado?". Se encuentran inmersos en una paradoja relacional: sienten una intensa necesidad de estar en una relación y, al mismo tiempo, les resulta sumamente complicado gestionar esa relación.


Refieren no poder relajarse con otras personas y que les resulta agotador estar con otros. Sienten que otros pueden invadirles, como si estuvieran penetrando en su ser.


Esta dificultad en estar cerca de otros a menudo resulta en intensas rumiaciones sobre posibles errores y fallos en sus interacciones. Les cuesta mucho dejar de pensar y simplemente estar en el momento. Siempre comienzan a sobreanalizar, y eso les hace sentir aún más desconectados, preguntándose constantemente qué decir. Sobreanalizan cada reacción, llegando a la conclusión de que no son del agrado de los demás, lo que les complica gestionar esa conversación. Esta paradoja relacional es evidente: no soportan estar cerca de la gente, pero tampoco soportan estar solos. Necesitan su espacio, pero cuando lo tienen, pueden sumirse en la tristeza y no entender por qué sienten esto.


La percepción de esta paradoja frecuentemente culmina en relaciones fracturadas. Hablan de una tendencia a tener relaciones extremadamente cercanas, a estar acostumbrados a relaciones que rozan lo simbiótico. Si no sienten esa conexión intensa, pierden interés. Pero en cuanto sienten que están completamente conectados, surge una necesidad de independencia y distancia. Esta contradicción está vinculada con el deseo de fusionarse con el otro para sentir que existen. Pero tienen miedo, porque si solo existen a través del otro y se convierten en uno, perderse en esa persona implicaría que, si la pierden, se pierden a sí mismos. Todo se relaciona con el temor al abandono, que se traduce en un miedo a la no existencia. Temen al abandono porque, para ellos, eso significa desaparecer.


Refieren que, por una parte, realmente necesitan tiempo solo, para recargar energías, ya que socializar es un desafío. Pero cuando están solos, se desconocen y sienten ansiedad.


Psicóloga

9. Sexualidad y regulación emocional: una dualidad dolorosa


Las personas con TLP describen diferentes experiencias relacionadas con su sexualidad. Para algunas, el sexo es un área en la que sienten que no pueden fallar. Sin embargo, para muchas otras, existen problemas sexuales relacionados con su sentido de identidad vulnerable y frágil. Para algunas, el sexo es un refugio en sus vidas, uno de los pocos momentos donde están completamente inmersas en el presente. Pero este refugio a menudo viene con la carga de una percepción de necesidades sexuales abrumadoras.


Muchas personas han recurrido al sexo como medio para obtener aceptación y reconocimiento de otros, o para evitar el abandono. Algunas mencionan que han utilizado el sexo para sentirse validadas, mientras que otras refieren haberlo usado como una distracción o un medio para manejar emocionalmente problemas. Algunas mencionan buscar algo indefinido en sus relaciones sexuales, quizás una forma de cuidado, amor o atención, incluso si no sienten un deseo sexual genuino.


Una proporción significativa ha desconectado de su vida sexual. Experimentan confusión sobre sus necesidades sexuales y límites, y se cuestionan su orientación sexual. Algunas reflexionan sobre la posibilidad de ser asexuales, describiendo el sexo más como un acto que se les hace que algo que desean activamente. La masturbación es un acto solitario para algunas, y parece ser una forma de autorregulación. Muchas se sienten incapaces de estar emocionalmente presentes y disfrutar del sexo con otra persona.


La incertidumbre sobre su identidad influye profundamente en su vida sexual. Esto se manifiesta en confusiones respecto a la orientación sexual y en la dificultad de identificar sus propias necesidades. Algunas expresan la incapacidad de definirse como homosexuales o bisexuales por temor a lo que podría significar para su identidad. Otras mencionan no sentir diferencia en con quién tienen relaciones, ya que su objetivo principal es ser deseadas, independientemente del género o la edad de la pareja.


Una tendencia compartida es la necesidad de mantener el sexo y los sentimientos separados. Muchas indican que no pueden integrar el acto sexual con una conexión emocional genuina, describiendo sus vidas emocionales y sexuales como si estuvieran en diferentes esferas. Algunas expresan que están desvinculadas emocionalmente durante el sexo, asociando la implicación emocional con riesgos y peligros potenciales.


La Perspectiva del Centro Ps Eduardo Schilling: El Camino Hacia La Recuperación y el Rol del Terapeuta

Mientras las investigaciones continúan profundizando en la comprensión del Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) y sus complejidades asociadas, es imperativo recalcar la importancia de un enfoque terapéutico positivo. El hecho de que individuos con TLP experimenten tales vivencias nos impulsa aún más como profesionales del Centro Ps. Eduardo Schilling a intervenir con empatía, dedicación y una perspectiva de esperanza.


Es crucial recordar que aunque estos testimonios y hallazgos reflejan una serie de dificultades y desafíos en la vida de las personas con TLP, no definen su totalidad ni su capacidad de superación. Cada individuo posee la capacidad de transformar, evolucionar y crecer con el apoyo adecuado. Esta es la razón por la que se enfatiza la importancia de una intervención terapéutica especializada y centrada en el paciente.


El TLP, como muchos otros trastornos, no es una sentencia, sino un camino que puede llevar al autoconocimiento, la autocomprensión y finalmente, la autotransformación. Aunque el viaje pueda ser difícil, los individuos no están solos en este proceso. E


Con un enfoque basado en el respeto, la comprensión y el optimismo, nos esforzamos por proporcionar herramientas terapéuticas que ayuden a las personas a reconectar consigo mismas, comprender su identidad y finalmente, construir relaciones más saludables y significativas. Creemos en el poder de la resiliencia y la transformación, y trabajamos arduamente para que cada individuo descubra y fortalezca su propia capacidad de superación.


Nuestro mensaje final es uno de esperanza: con el apoyo adecuado, la comprensión y el trabajo constante, es completamente posible navegar por los desafíos del TLP y encontrar un camino hacia una vida más plena y satisfactoria. En el Centro Ps. Eduardo Schilling, estamos aquí para ayudarte en cada paso de ese camino.


Commentaires


bottom of page