googled7f5afa4c62c5bad.html
top of page

Inseguridad en Chile y Estrés Postraumático

Actualizado: 6 feb

El aumento de asaltos y crímenes en Chile ha generado preocupación en la sociedad, no sólo por la amenaza a la seguridad pública, sino también por el impacto emocional y psicológico que estos eventos pueden tener en las víctimas. La violencia y el trauma asociados con los delitos pueden desencadenar una serie de síntomas y trastornos en las personas afectadas, siendo uno de los más significativos el trastorno por estrés postraumático (TEPT).


El TEPT es una condición de salud mental que puede desarrollarse después de vivir situaciones traumáticas, como asaltos, actos violentos, un accidente grave, un desastre natural, un acto de violencia, abuso sexual, o situaciones de combate en el caso de los militares.


Con el incremento de la criminalidad en Chile, es probable que un mayor número de personas estén expuestas a eventos traumáticos, lo que podría conducir a un aumento en los casos de TEPT. Las consecuencias de esta situación se extienden más allá de las víctimas, afectando a sus familias, comunidades y al sistema de salud. Por lo tanto, es fundamental abordar el problema de la violencia en el país y brindar apoyo y recursos adecuados a las víctimas para enfrentar y superar el estrés postraumático.


No todas las personas que experimentan eventos traumáticos desarrollan TEPT, pero algunas pueden experimentar síntomas graves y debilitantes que afectan su calidad de vida.



Los síntomas del TEPT pueden incluir:

  1. Recuerdos recurrentes e intrusivos del evento traumático: Las personas que sufren de TEPT pueden experimentar recuerdos vívidos y angustiantes del evento traumático, que interrumpen sus pensamientos y actividades diarias. Estos recuerdos pueden presentarse en forma de pesadillas, flashbacks (revivir el evento como si estuviera sucediendo nuevamente) o imágenes intrusivas que aparecen sin previo aviso. Estos síntomas pueden causar ansiedad, miedo y angustia, dificultando el proceso de recuperación y la vida cotidiana.

  2. Evitación: El TEPT puede llevar a las personas a evitar cualquier cosa que les recuerde el evento traumático. Esto puede incluir el aislamiento de amigos y familiares, el rechazo a visitar lugares o participar en actividades que solían disfrutar, y el intento de bloquear pensamientos o conversaciones relacionadas con el trauma. La evitación puede conducir a un aislamiento social, lo que puede exacerbar la ansiedad y la depresión.

  3. Cambios negativos en el pensamiento y el estado de ánimo: El TEPT puede provocar cambios en la forma en que las personas piensan y sienten acerca de sí mismas, de los demás y del mundo en general. Pueden experimentar sentimientos de desconexión emocional, culpa (especialmente si sienten que podrían haber prevenido el evento traumático), miedo, tristeza y pérdida de interés en actividades que solían disfrutar. Estos cambios pueden dificultar la capacidad de la persona para mantener relaciones interpersonales saludables y disfrutar de la vida.

  4. Aumento en la reactividad y la excitación: Las personas con TEPT pueden volverse más sensibles y reactivas a situaciones que antes no les afectaban. Pueden asustarse fácilmente, ser más irritables, tener problemas de concentración y dificultades para dormir. También pueden experimentar hipervigilancia, que es un estado constante de alerta y la sensación de que algo malo está a punto de suceder. En algunos casos, el TEPT puede llevar a comportamientos autodestructivos, como el abuso de sustancias o la automutilación.

El diagnóstico de TEPT se basa en la duración y la severidad de los síntomas, así como en la forma en que afectan la vida diaria de la persona. El tratamiento puede incluir terapia psicológica, medicación, o una combinación de ambos. La terapia de exposición, la terapia cognitivo-conductual (TCC) y la terapia de procesamiento cognitivo son algunas de las intervenciones terapéuticas comúnmente utilizadas. Es importante buscar ayuda profesional si se sospecha de TEPT, ya que el tratamiento temprano puede mejorar significativamente la calidad de vida de la persona afectada.



¿Cómo superar el trastorno de estrés postraumático?


Superar el trastorno de estrés postraumático (TEPT) puede ser un proceso desafiante y único para cada individuo. La recuperación puede variar en función de la naturaleza del trauma, la gravedad de los síntomas y los recursos de apoyo disponibles. A continuación, se presentan algunos enfoques que pueden ayudar en el proceso de superación del TEPT:

  1. Tratamiento profesional: Buscar la ayuda de un profesional de salud mental, como un psicólogo o un psiquiatra, es fundamental para abordar el TEPT. Ellos pueden evaluar la situación y recomendar tratamientos específicos, como terapia cognitivo-conductual, terapia de exposición, terapia de procesamiento cognitivo, EMDR (desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares), entre otros.

  2. Medicación: En algunos casos, los profesionales de la salud pueden recetar medicamentos para aliviar los síntomas del TEPT, como antidepresivos o ansiolíticos. La medicación puede ayudar a mejorar la calidad de vida y facilitar el proceso terapéutico.

  3. Apoyo social: Contar con una red de apoyo sólida es fundamental para la recuperación. Hablar con amigos, familiares o grupos de apoyo puede proporcionar un espacio seguro para compartir experiencias y recibir comprensión y aliento.

  4. Autocuidado: Mantener una rutina saludable, hacer ejercicio regularmente, dormir lo suficiente, llevar una dieta equilibrada y practicar técnicas de relajación, como la meditación o la respiración profunda, puede ayudar a mejorar el bienestar general y a afrontar mejor los síntomas del TEPT.

  5. Paciencia y perseverancia: Superar el TEPT puede llevar tiempo y esfuerzo. Es importante tener paciencia y perseverar en el proceso de recuperación, incluso cuando parezca difícil o abrumador.

Cabe destacar que cada persona es diferente y lo que funciona para uno puede no funcionar para otro. Por lo tanto, es esencial trabajar con un profesional de la salud mental para desarrollar un plan de tratamiento personalizado y adaptado a las necesidades específicas del individuo. La recuperación del TEPT es posible, y muchas personas logran retomar el control de sus vidas y disfrutar de una mejor calidad de vida después de enfrentarse a este trastorno.


En nuestro centro de psicoterapia online, entendemos el impacto que el aumento de asaltos y crímenes en Chile puede tener en la salud mental de las víctimas y sus seres queridos. Contamos con un equipo de terapeutas especializados en el tratamiento del trastorno por estrés postraumático y otros trastornos relacionados con el trauma. Nuestro objetivo es ofrecer apoyo, comprensión y tratamiento efectivo a aquellos que enfrentan los desafíos emocionales derivados de estos eventos traumáticos.


Con nuestra plataforma online, estamos a un clic de distancia, lo que facilita el acceso a nuestros servicios desde cualquier lugar de Chile. Creemos firmemente en la importancia de brindar ayuda rápida y oportuna a quienes la necesitan. No importa dónde te encuentres en el país, estamos comprometidos a proporcionar el apoyo necesario para ayudarte a enfrentar y superar los efectos del trauma en tu vida. Juntos, podemos trabajar para promover la recuperación y mejorar tu bienestar emocional.

bottom of page