googled7f5afa4c62c5bad.html
top of page

Relación entre la Psicología y la Obesidad

Actualizado: 6 feb

La obesidad es una condición médica caracterizada por un exceso de grasa corporal. Generalmente, se mide a través del índice de masa corporal (IMC), que es una fórmula que toma en cuenta el peso y la altura de una persona. Un IMC de 30 o más se considera obeso.


Esta enfermedad puede tener múltiples causas, incluyendo factores genéticos, metabólicos, comportamentales y ambientales. Entre los factores de riesgo se encuentran una alimentación poco saludable, el sedentarismo, la falta de sueño y ciertos trastornos médicos.


Obesidad y psicología

El sobrepeso puede aumentar el riesgo de desarrollar numerosas enfermedades y problemas de salud, como enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2, hipertensión arterial, ciertos tipos de cáncer, apnea del sueño, enfermedades del hígado, trastornos óseos y articulares, y problemas de salud mental.


Según la Encuesta Nacional de Salud (ENS) 2016-2017 en Chile, aproximadamente el 74% de los adultos tenía obesidad en Chile, con un 34,4% en la categoría de obesidad (IMC ≥ 30). Estas cifras indican un aumento significativo en la prevalencia de obesidad en comparación con las cifras de la ENS 2009-2010.


La obesidad infantil también en Chile también ha sido un problema importante. Según datos del Ministerio de Salud en 2019, aproximadamente el 24,5% de los niños menores de 6 años podrían ser considerados niños obesos.


El tratamiento de la obesidad generalmente implica cambios en la alimentación, aumento de la actividad física y, en algunos casos, medicamentos o cirugía. La prevención y el control de la obesidad son fundamentales para reducir los riesgos para la salud asociados y mejorar la calidad de vida.


Relación entre la obesidad y la psicología


Existe una relación entre el sobrepeso y la psicología. El sobrepeso puede estar influenciada por factores psicológicos y, a su vez, también puede tener un impacto en la salud mental de una persona. Algunas de las conexiones entre la obesidad y la psicología incluyen:

  1. Emociones y alimentación: Las personas pueden recurrir a la comida como una forma de enfrentar el estrés, la ansiedad, la tristeza u otras emociones negativas. Este comportamiento puede contribuir al consumo excesivo de alimentos y, en última instancia, al sobrepeso.

  2. Autoestima y imagen corporal: La obesidad puede afectar la autoestima y la percepción que una persona tiene de su propio cuerpo, lo que puede generar sentimientos de vergüenza, culpa o insatisfacción.

  3. Trastornos de la alimentación: Algunos trastornos de la alimentación, como el trastorno por atracón, pueden estar relacionados con el sobrepeso. Estos trastornos se caracterizan por episodios de ingesta excesiva de alimentos y, a menudo, están asociados con problemas psicológicos subyacentes.

  4. Depresión y ansiedad: La obesidad se ha relacionado con un mayor riesgo de desarrollar depresión y ansiedad. A su vez, estas condiciones pueden dificultar la adopción de hábitos saludables y la pérdida de peso.

  5. Discriminación y estigmatización: Las personas con sobrepeso pueden enfrentar discriminación y estigmatización en diferentes aspectos de la vida, como el trabajo, la atención médica y las relaciones personales. Esto puede afectar negativamente la salud mental y dificultar el proceso de pérdida de peso.

Abordar los aspectos psicológicos de la obesidad es fundamental para mejorar la salud y el bienestar de las personas afectadas. En algunos casos, esto puede incluir psicoterapia, terapia de aceptación y compromiso, o intervenciones de apoyo emocional para ayudar a las personas a enfrentar y superar los desafíos psicológicos relacionados con el sobrepeso.


¿Qué diferencia a la Obesidad de la Obesidad mórbida?


La principal diferencia entre la obesidad y la obesidad mórbida radica en la gravedad y el riesgo asociado a las condiciones médicas. La obesidad mórbida, también conocida como obesidad severa o extrema, es un grado de obesidad mucho más grave que la obesidad general.


La obesidad se mide comúnmente mediante el índice de masa corporal (IMC), que es una fórmula basada en el peso y la altura de una persona. Aquí está la clasificación de los tipos de obesidad basados en el IMC en adultos:

  • IMC menor a 18.5: Bajo peso

  • IMC de 18.5 a 24.9: Peso normal

  • IMC de 25 a 29.9: Sobrepeso

  • IMC de 30 a 34.9: Obesidad grado 1 (leve)

  • IMC de 35 a 39.9: Obesidad grado 2 (grave)

  • IMC de 40 o más: Obesidad grado 3 (mórbida o extrema)


La obesidad mórbida se refiere a un IMC de 40 o más. En algunos casos, también se puede considerar obesidad mórbida si el IMC está entre 35 y 39.9 pero la persona tiene problemas de salud significativos relacionados con la obesidad, como diabetes tipo 2 o enfermedad cardíaca.



¿Cómo superar la Obesidad?

Superar el sobrepeso y la obesidad generalmente requiere un enfoque multifacético que incluya cambios en el estilo de vida, el apoyo de profesionales de la salud y, en algunos casos, intervenciones médicas o quirúrgicas. Aquí hay algunas estrategias para enfrentar y superar el sobrepeso:

  1. Cambios en la alimentación: Adoptar una dieta equilibrada y nutritiva es esencial para perder peso. Reduzca el consumo de alimentos altos en calorías, grasas y azúcares, y aumente la ingesta de frutas, verduras, granos integrales, proteínas magras y grasas saludables. Además, controle el tamaño de las porciones y evite comer en exceso.

  2. Actividad física: La actividad física regular es crucial para quemar calorías, mejorar la salud cardiovascular y mantener la pérdida de peso a largo plazo. La Organización Mundial de la Salud recomienda al menos 150 minutos de actividad aeróbica moderada o 75 minutos de actividad intensa por semana, junto con ejercicios de fortalecimiento muscular.

  3. Modificación del comportamiento: Abordar los comportamientos y patrones de pensamiento negativos relacionados con la alimentación y el ejercicio puede ayudar a mantener cambios de estilo de vida a largo plazo. La terapia psicológica es de evidente ayuda en este proceso.

  4. Apoyo emocional y social: Busque apoyo de amigos, familiares o grupos de apoyo para personas que enfrentan obesidad o están tratando de perder peso. El apoyo emocional y social puede ser un factor importante para mantener la motivación y enfrentar los desafíos emocionales relacionados con el sobrepeso.

  5. Consulta con profesionales de la salud: Trabaje en estrecha colaboración con médicos, nutricionistas, psicólogos y otros profesionales de la salud para desarrollar un plan de pérdida de peso personalizado y recibir orientación y apoyo continuos.

  6. Medicamentos y cirugía: En algunos casos, los medicamentos recetados para la pérdida de peso pueden ser útiles, especialmente cuando se combinan con cambios en el estilo de vida. Para las personas con sobrepeso severa o complicaciones relacionadas, la cirugía bariátrica, como el bypass gástrico o la manga gástrica, puede ser una opción para lograr una pérdida de peso significativa y mejorar la salud.

Superar el sobrepeso es un proceso que lleva tiempo y esfuerzo. La pérdida de peso saludable y sostenible se logra mejor mediante cambios graduales y consistentes en el estilo de vida. Sea paciente y no se desanime si no ve resultados inmediatos; el compromiso a largo plazo es clave para lograr y mantener un peso saludable.


Somos un Centro de Psicoterapia formado por psicólogos y psicólogas especializados. Si requieres acompañamiento y ayuda para comenzar tus cambios, te invitamos a conocernos.

bottom of page