googled7f5afa4c62c5bad.html
top of page

¿Qué es una Crisis de Panico?

Actualizado: 6 feb

La crisis de pánico es un trastorno de ansiedad en el que repentinamente tienes ataques de pánico o miedo. Todas las personas experimentamos ansiedad y miedo en algunos momentos de nuestras vidas. Es una respuesta natural y esperable frente a situaciones estresantes y/o peligrosas.


Sin embargo las personas que sufren de trastorno de pánico tienen la sensación de ansiedad, estrés y miedo de forma regular y cotidiana. En muchas ocasiones estas sensaciones no tienen un motivo aparente, la persona no es capaz de encontrar los gatillantes con facilidad.


Crisis de Panico, Sintomas


La ansiedad consiste en una sensación de malestar que puede variar desde una intensidad leve a una intensidad más elevada o severa. Esta emoción puede incluir sensaciones de preocupación y miedo. El pánico es la forma más intensa de ansiedad.


Las personas que alguna vez han sufrido una crisis de pánico pueden comenzar a evitar ciertas situaciones sociales debido al miedo intenso a que pueda ocurrir un nuevo ataque de pánico.


Esto finalmente puede crear una situación en la que la persona que ha padecido crisis de angustia desarrolle un círculo vicioso en el que se comienza a vivir el "miedo al miedo".



Ataques de Pánico


Durante un ataque de pánico la persona vive una avalancha de síntomas mentales y físicos intensos. Los síntomas pueden aparecer de forma bastante rápida y sin razón aparente o identificable. El ataque de pánico puede vivirse como algo muy alarmante y angustiante y puede gatillar la consulta a un especialista, como un psicólogo online.


Algunos de los síntomas son:

  • Taquicardia, aumento de la frecuencia cardíaca. Las personas suelen describir las taquicardias como la sensación de estar teniendo un ataque cardíaco o ataque al corazón.

  • Sensación de desmayo.

  • Transpiración copiosa.

  • Náusea.

  • Dolor en el Pecho.

  • Dificultad para respirar.

  • Temblores.

  • Sofocos.

  • Escalofríos.

  • Temblores en las extremidades.

  • Sensación de Asfixia.

  • Mareo.

  • Entumecimiento del cuerpo o las extremidades.

  • Boca seca.

  • Aumento de la necesidad de ir al baño.

  • Escuchar pitos en los oídos.

  • Miedo a estar perdiendo el control o a estar muriendo.

  • Sensación de estómago revuelto.

  • Hormigueo en los dedos.

  • Sentir que no se está conectado con el cuerpo.

Si bien la mayoría de los ataques de pánico tienden a durar entre 5 y 20 minutos, hay relatos de algunos que pueden llegar a durar una hora.


El número y la frecuencia de los ataque de pánico también varía, dependiendo de la gravedad del cuadro que se esté desarrollando. Algunas personas pueden padecer ataques una o dos veces al mes, mientras que otras pueden tener ataques varias veces en la semana.


A pesar de lo grave que pueden sentirse los ataques de pánico por las personas que los padecen, la verdad es que no son físicamente peligrosos y no causarán ningún daño físico.


Es importante considerar que se pueden experimentar los síntomas antes descritos sin que necesariamente se esté viviendo un ataque de pánico. Por ejemplo si se vive una baja de presión una podría sentir mareo, hormigueo en los dedos, etc.


Cuando Buscar Ayuda


Haber experimentado un ataque de pánico ya es una experiencia suficientemente amenazante como para decidirse a consultar a un médico.


Los primeros pasos que seguirá un doctor son la realización de algunos exámenes para descartar el origen físico de los síntomas. Es común que se realicen exámenes cardíacos.


La persona será diagnosticada con trastorno de pánico si durante el último mes ha tenido crisis de pánico y está viviendo una continua preocupación de tener otras.


Tratamiento


Los tratamientos tienden a ser efectivos y eficientes en la reducción del número de ataque de pánico que se viven y en la reducción de la sintomatología asociada a ellos.


Los tratamientos más comunes son la psicoterapia en combinación con la farmacoterapia. Dentro de la psicoterapia pueden encontrarse diferentes enfoques, como la terapia cognitivo conductual, constructivista cognitiva, psicoanálisis, integrativa, etc.


Todas las terapias apuntan a mejorar la calidad de vida y promover la recuperación de la salud mental. También las terapias pueden enfocarse en determinar los factores psicológicos que hacen que las crisis de pánico puedan ocurrir y ayudar a controlar los síntomas físicos.


Por otro lado también son muy útiles los psicofármacos, que pueden ser de diferentes tipos:

  • Antidepresivos que trabajan en como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.

  • Medicamentos también usados para las convulsiones y la epilepsia, como la pregabalina o el clonazepam.

Los antidepresivos pueden demorar entre 2 y 4 semanas en comenzar a hacer efecto y pueden demorar hasta 8 semanas (2 meses) para lograr todo su impacto.


Es recomendable seguir tomando los medicamentos prescritos, incluso si se siente que su aporte es limitado. Deben dejarse solo con prescripción médica y una estrategia correcta.



Algunos consejos generales que pueden servirte


Cosas a hacer durante un ataque de pánico

  • No intentar batallar contra la sintomatología.

  • De ser posible es preferible mantenerse en el lugar en el que uno se encuentra.

  • Respirar lento y profundamente, de forma repetida.

  • Recuerda que este ataque de pánico pasará.

  • Trae a tu memoria imágenes relajantes y positivas.

  • Recuerda que lo que te sucede no amenaza tu vida.

Cómo prevenir nuevos ataques de pánico

  • Pídele a tu terapeuta que te recomiende algún libro de autoayuda enfocado específicamente en la ansiedad y ataques de pánico. Un ejemplo podría ser el de Ronna Browing.

  • Intenta pasar tiempo en actividades que te transmitan calma y alegría. A algunas personas les es muy útil el yoga, la aromaterapia, masajes, etc.

  • Puedes aprender técnicas de respiración que te ayuden a aliviar los síntomas. En psicologia-estrategica.com podrás encontrar algunas de utilidad.

  • Realiza actividad física (ejercicio) de manera frecuente y regular. Esto te ayudará a reducir estrés y tensiones.

  • Evita comer alimentos azucarados y bebidas azucaradas, evita la cafeína, el alcohol y deja el cigarro.

Complicaciones del trastorno de pánico


El trastorno de pánico es una condición tratable y puedes lograr la recuperación total. Sin embargo es importante saber que mientras antes busques ayuda con tu psicologo online, menos tiempo pasarás con los síntomas y menos graves serán.


Si no recibes ayuda profesional, este trastorno puede dificultar de manera significativa tu vida cotidiana. Además al no tratar este trastorno aumentas tu posibilidad de desarrollar otros como la agorafobia u otro tipo de fobias, o dependencia de sustancias, depresión, etc.


Causas del trastorno de pánico


Como muchas otras patologías mentales, las causas no son del todo conocidas, pero se piensa que hay varios factores influyentes, entre ellos:

  • Pasar por una experiencia de vida traumática, como por ejemplo el duelo por la muerte de un familiar cercano.

  • Tener un familiar cercano con este mismo trastorno aumenta las posibilidades de desarrollarlo.

  • Un desbalance de neurotransmisores a nivel cerebral.

Trastorno de Pánico en niños


El trastorno de pánico es más común en la adolescencia que en la infancia temprana. Los ataques de pánico pueden ser especialmente severos para los niños y adultos jóvenes, afectando su correcto desarrollo y aprendizajes.


Lo recomendable es intervenir apenas es pesquisada la primera crisis, ya sea con un psicólogo infantil o con un psicólogo infanto-juvenil (para adolescentes).


Somos un grupo de psicoterapeutas especializados en el trabajo a distancia. Realizamos psicoterapia individual para adultos y adolescentes, además de terapia de pareja, familiar e infantil. Si padeces este trastorno o algún cercano tuyo lo sufre, no dudes en contactarnos. La buena noticia es que hay tratamiento y no debes vivir con estas malas sensaciones al lado tuyo por más tiempo.

댓글


bottom of page