googled7f5afa4c62c5bad.html
top of page

¿Qué es la inteligencia emocional?

Actualizado: 6 feb

La inteligencia emocional es la capacidad de reconocer, entender, manejar y utilizar nuestras emociones y las de los demás de manera efectiva y positiva. Son un conjunto de habilidades que nos permiten percibir, expresar, comprender y regular nuestras emociones y las de quienes nos rodean.


La inteligencia emocional se compone de cinco componentes principales:

  1. Autoconciencia emocional: Reconocer y entender nuestras propias emociones, así como ser conscientes de cómo nos afectan y cómo influyen en nuestro comportamiento.

  2. Autorregulación emocional: La habilidad de manejar nuestras emociones de manera adecuada y constructiva, evitando reacciones impulsivas o negativas y ajustando nuestras emociones a las situaciones que enfrentamos.

  3. Motivación: Utilizar nuestras emociones para impulsarnos hacia objetivos y metas, manteniendo una actitud positiva y persistente frente a los desafíos.

  4. Empatía: La capacidad de comprender y conectarse con las emociones de los demás, poniéndonos en su lugar y siendo sensibles a sus necesidades y sentimientos.

  5. Habilidades sociales: Desarrollar relaciones interpersonales sólidas y efectivas mediante la comunicación, la colaboración, la resolución de conflictos y la influencia emocionalmente inteligente.

La inteligencia emocional es importante en diversos aspectos de la vida, como las relaciones personales, el trabajo, la toma de decisiones y el bienestar general. Personas con alta inteligencia emocional tienden a tener un mejor rendimiento en el trabajo, una mayor satisfacción en sus relaciones y un mayor equilibrio emocional.



¿Cómo desarrollan las personas la inteligencia emocional?


Desarrollar la inteligencia emocional es un proceso continuo que implica el autoconocimiento, el crecimiento personal y la práctica de habilidades específicas. Aquí hay algunas estrategias que pueden ayudar a mejorar la inteligencia emocional:

  1. Fomentar la autoconciencia emocional: Reflexiona sobre tus emociones y cómo influyen en tus acciones. Presta atención a las señales físicas y emocionales que indican cómo te sientes en diferentes situaciones. Llevar un diario emocional puede ayudar en este proceso.

  2. Practicar la autorregulación emocional: Aprende a manejar tus emociones de manera efectiva. Identifica desencadenantes emocionales y desarrolla estrategias para lidiar con ellas, como la respiración profunda, la meditación o la reevaluación cognitiva.

  3. Establecer metas y mantener la motivación: Identifica tus objetivos personales y profesionales, y trabaja para mantener la motivación y la perseverancia necesarias para lograrlos. Utiliza tus emociones como impulsores para superar obstáculos y alcanzar tus metas.

  4. Desarrollar empatía: Practica ponerte en el lugar de los demás y ser consciente de sus emociones y perspectivas. Trata de comprender cómo se sienten y por qué, y cómo sus emociones influyen en su comportamiento.

  5. Mejorar las habilidades sociales: Trabaja en la comunicación efectiva, la escucha activa, la resolución de conflictos y la colaboración. Estas habilidades te ayudarán a establecer y mantener relaciones interpersonales sólidas.

  6. Buscar retroalimentación: Pide a amigos, colegas y seres queridos que te proporcionen retroalimentación sobre cómo manejas tus emociones y cómo te relacionas con los demás. Utiliza esta información para identificar áreas de mejora y ajustar tu enfoque.

  7. Aprender de los demás: Observa a personas que consideres emocionalmente inteligentes y analiza cómo manejan sus emociones y las de los demás. Aprende de sus estrategias y trata de aplicarlas en tu vida diaria.

  8. Participar en capacitación o terapia: Considera participar en cursos de capacitación en inteligencia emocional o trabajar con un terapeuta o coach que pueda guiarte en el desarrollo de estas habilidades.

Recuerda que desarrollar la inteligencia emocional lleva tiempo y esfuerzo, pero con dedicación y práctica, es posible mejorar nuestras habilidades emocionales y, en consecuencia, nuestra calidad de vida.


¿De donde viene el concepto de inteligencia emocional?


La historia del concepto de inteligencia emocional se remonta a varias décadas atrás, aunque la popularidad del término aumentó significativamente en la década de 1990. A lo largo de los años, se han hecho contribuciones notables al desarrollo y comprensión de la inteligencia emocional. Aquí hay un resumen de los hitos clave:

  1. Años 1930-1960: Los primeros antecedentes del concepto de inteligencia emocional se pueden encontrar en el trabajo de psicólogos como Edward Thorndike, quien en 1920 introdujo la idea de "inteligencia social" como una habilidad para relacionarse con otras personas y manejar situaciones sociales.

  2. Años 1970-1980: En las décadas siguientes, el trabajo de Howard Gardner en su teoría de las inteligencias múltiples (1983) sentó las bases para la idea de que la inteligencia va más allá del cociente intelectual tradicional. Gardner identificó la "inteligencia interpersonal" y la "inteligencia intrapersonal" como dos áreas distintas de inteligencia.

  3. Años 1990: El término "inteligencia emocional" fue popularizado por los psicólogos Peter Salovey y John D. Mayer en un artículo de 1990. Ellos describieron la inteligencia emocional como "la capacidad de monitorear las emociones propias y ajenas, discriminar entre ellas y utilizar esta información para guiar el pensamiento y las acciones".

  4. 1995: Daniel Goleman publicó su libro best-seller "Inteligencia Emocional", que tuvo un impacto significativo en la popularización del concepto tanto en el mundo académico como en el empresarial. Goleman expandió el modelo de Salovey y Mayer, presentando un marco que incluía autoconciencia emocional, autorregulación emocional, motivación, empatía y habilidades sociales.



Desde entonces, la investigación y el interés en la inteligencia emocional han crecido exponencialmente. Se han desarrollado diferentes modelos y enfoques teóricos para comprender y medir la inteligencia emocional, como el modelo de habilidades de Mayer y Salovey, el modelo mixto de Goleman y el modelo de rasgos de Bar-On.


La inteligencia emocional es ahora ampliamente reconocida como un factor importante en el éxito personal y profesional, y se han realizado numerosos estudios que destacan su relevancia en áreas como la salud mental, el bienestar, la toma de decisiones y el rendimiento laboral.


Libros sobre Inteligencia Emocional


Si quieres profundizar en el tema y ser más hábil en lograr reconocer tus emociones, te compartimos una lista de títulos relevantes en el tema:

  1. "Inteligencia emocional" (1995) de Daniel Goleman.

  2. "Trabajar con inteligencia emocional" (1998) de Daniel Goleman.

  3. "La inteligencia emocional en la empresa" (2001) de Daniel Goleman.

  4. "El cerebro y la inteligencia emocional: Nuevos descubrimientos" (2011) de Daniel Goleman.

  5. "Inteligencia emocional 2.0" (2009) de Travis Bradberry y Jean Greaves.

  6. "La inteligencia emocional aplicada" (2003) de Reuven Bar-On y James D.A. Parker.

  7. "El líder resonante crea más" (2002) de Daniel Goleman, Richard Boyatzis y Annie McKee.

Estos libros abarcan una variedad de enfoques y perspectivas sobre la inteligencia emocional, desde conceptos básicos hasta aplicaciones prácticas en la vida cotidiana y el trabajo. La lectura de estos libros puede proporcionarte una base sólida para entender y desarrollar tus propias habilidades emocionales.


Si deseas trabajar en tu inteligencia emocional, te invitamos a contactar con alguno de nuestros psicólogos. Los expertos en psicoterapia de este centro pueden guiarte en el proceso de identificar y fortalecer tus habilidades emocionales, proporcionándote herramientas y estrategias para enfrentar desafíos y mejorar tus relaciones con los demás.


No subestimes el poder de la inteligencia emocional en tu vida. Con dedicación, autoconocimiento y el apoyo adecuado, podrás desarrollar habilidades emocionales que te ayudarán a alcanzar tus metas y disfrutar de una vida más plena y gratificante.

bottom of page