googled7f5afa4c62c5bad.html
top of page

¿Hay tratamiento para la Ludopatía?

Actualizado: 6 feb

La ludopatía es definida como una urgencia incontrolable por apostar, independientemente de los costos y las consecuencias que esto pueda conllevar en la vida de una persona.


El apostar o jugar en este artículo significará que la persona está dispuesta a arriesgar algo de valor con la esperanza de obtener algo de mayor valor a cambio.


El apostar puede estimular nuestro cerebro de una forma parecida a cómo lo hacen las drogas o el alcohol y por lo mismo puede llevar a las personas a graves problemas de adicción.


Las personas adictas al juego realizan esta actividad de manera continua, a pesar de las pérdidas materiales o vinculares que el juego patológico pueda acarrear. En general pueden incurrir en deudas o consumir todos sus ahorros. También es común que su comportamiento lo escondan a otras personas o que recurran al robo o al fraude para mantener su juego compulsivo.


La ludopatía es un trastorno mental serio que puede destruir vidas, sin embargo es una condición que puede trabajarse desde la psiquiatría y la terapia psicológica de manera exitosa.


Síntomas del juego compulsivo

  • Dedicar mucho tiempo del día a pensar sobre el juego, estar preocupado sobre eso. Constantemente hacer planes sobre actividades de apuestas y sobre cómo conseguir más dinero para esos tipos de juegos.

  • Tener la necesidad de aumentar las apuestas o los valores en juego para volver a sentir la adrenalina.

  • Tratar de parar la adicción al juego, tratar de recuperar el control pero sin éxito.

  • Sentirse inquieto o irritable cuando se trata de parar las apuestas.

  • Apostar para escapar de diversos problemas personales y problemas de salud mental como la ansiedad, culpa o depresión.

  • Tratar de recuperar las pérdidas apostando más frecuentemente y más cantidad de dinero.

  • Mentir en la familia y con los amigos para que no se transparente la dimensión del problema.

  • Arriesgar o perder relaciones interpersonales importantes, el trabajo, los estudios o oportunidades laborales por apostar.

  • Pedirle ayuda económica a otros para salir temporalmente de los problemas económicos causados por las apuestas.



Si algunos familiares, amigos o compañeros de trabajo te han expresado su preocupación por tu relación con las apuestas, quizás sea recomendable tomar su preocupación en serio y consultar. La terapia online, así como la terapia presencial pueden ayudarte en este proceso de cambio.


Es importante escuchar a los otros porque comúnmente el adicto no se da cuenta por él mismo de la gravedad del problema que se encuentra padeciendo.


Actualmente no están muy claras las causas de este trastorno, sin embargo y al igual que otros problemas psicológicos, el juego patológico resulta de una combinación de factores biológicos, genéticos y contextuales.


Factores de riesgo para la ludopatía


A pesar de que la mayoría de las personas que juega cartas o juegos de apuestas nunca desarrollará un desorden adictivo, sí existen algunos factores que se han visto como riesgosos:

  • Tener dificultades psicológicas. Es común que los jugadores compulsivos tengan algún trastorno de personalidad, depresión, ansiedad o abuso de sustancia (alcohol o drogas). También se asocia la ludopatía con el trastorno bipolar, obsesivo compulsivo o déficit de la atención (TDAH).

  • Edad. Se ha visto que el problema con el juego es más probable que se desarrolle en la juventud y la adultez temprana. Haber realizado juegos de azar con apuestas durante la infancia o la adolescencia aumenta el riesgo a desarrollar este trastorno.

  • Género. Los jugadores patológicos son más comúnmente hombres. Las mujeres que apuestan comienzan típicamente más tarde, pero pueden volverse adictas más rápidamente. Con el paso del tiempo los patrones de apuesta entre hombre y mujeres, a pesar de sus diferencias, han tendido a irse asemejando.

  • Influencia de la familia o amigos. Es mayor el riesgo a desarrollar ludopatía si en la familia o amigos hay personas con esta condición.

  • Estar medicado para el tratamiento de Parkinson o piernas inquietas. Es un efecto secundario extraño pero que ha sido reportado en algunas ocasiones.

  • Tener algunas características puntuales de personalidad. Ser altamente competitivo, adicto al trabajo o impulsivo puede aumentar el riesgo.

Algunas complicaciones que pueden aparecer con esta dificultad psicológica son los problemas financieros, interpersonales, legales, pérdidas de empleos, deterioro de la salud en general, pensamientos suicidas, actos suicidas o suicidio.


Somos un grupo de psicólogos online y estamos aquí para ayudarte. El primer paso para mejorar en cualquier aspecto de ti que te incomode es el reconocimiento del problema. Puedes empezar a cambiar hoy, te esperamos aquí.

bottom of page