googled7f5afa4c62c5bad.html
top of page

Trauma como Factor de Riesgo para las Enfermedades Mentales

Actualizado: 6 feb

El trauma es una experiencia intensa y perturbadora que puede dejar una huella duradera en la salud mental de una persona. Se entiende por trauma aquellos eventos o situaciones que sobrepasan la capacidad del individuo para hacerles frente, generando una sensación de impotencia y amenaza a su integridad física o emocional. Las respuestas a estas situaciones pueden incluir miedo intenso, sensación de horror y desesperanza.


Numerosos estudios han establecido una clara conexión entre las experiencias traumáticas y el desarrollo de enfermedades mentales. Las personas que han vivido traumas tienen mayores probabilidades de experimentar condiciones como ansiedad, depresión, trastornos alimentarios y trastorno de estrés postraumático (TEPT). No obstante, es importante destacar que no todas las personas que experimentan un trauma desarrollan enfermedades mentales. Algunas muestran una notable capacidad de resiliencia, superando estas experiencias adversas gracias a factores protectores como el apoyo social, habilidades de afrontamiento saludables y la capacidad para encontrar un sentido o propósito incluso en circunstancias difíciles.


Psicólogo Presencial

Trauma de Diferentes Formas


Los traumas son experiencias extremadamente perturbadoras que impactan profundamente en la psique humana, manifestándose en una variedad de formas y teniendo efectos a largo plazo en la salud mental. A continuación, se exploran más detenidamente tres tipos principales de trauma: el trauma colectivo, el trauma derivado de la violación de la seguridad personal y el trauma causado por la traición de la confianza.


  • Trauma Colectivo: Desastres Naturales y Actos de Guerra


Los desastres naturales como terremotos, huracanes y tsunamis, así como los actos de guerra y terrorismo, pueden generar un trauma colectivo, afectando a comunidades enteras. Estas experiencias compartidas de pérdida, miedo y destrucción crean una atmósfera de dolor colectivo y duelo. Los sobrevivientes pueden experimentar síntomas de estrés postraumático, ansiedad, depresión y otros trastornos mentales. La recuperación se complica debido a la magnitud del evento y a la afectación simultánea de tantas personas, pudiendo llevar años reconstruir no solo la infraestructura física de la comunidad, sino también su tejido social y salud mental.


El impacto del trauma colectivo puede transmitirse de generación en generación, afectando a aquellos que no vivieron directamente el evento pero que crecieron en un entorno marcado por el dolor y la pérdida. El apoyo comunitario y las intervenciones psicosociales son fundamentales para fomentar la resiliencia y ayudar a las comunidades a recuperarse de estos eventos traumáticos.


  • Trauma por Violación de la Seguridad Personal: Robo y Asalto


Ser víctima de un robo o asalto puede tener un impacto importante en la salud mental de un individuo. Estas situaciones de violencia y amenaza generan un shock profundo y una pérdida de la sensación de seguridad, lo que puede resultar en síntomas persistentes de ansiedad, miedo y desconfianza. La víctima puede experimentar pesadillas, flashbacks y otros síntomas de TEPT (Trastorno de estrés postraumático), y puede desarrollar una hipervigilancia constante, estando siempre alerta a posibles amenazas.


La recuperación de este tipo de trauma requiere tiempo y apoyo profesional, siendo fundamental crear un entorno seguro y propiciar un espacio para que la persona afectada pueda procesar la experiencia y reconstruir su sensación de seguridad.


  • Trauma por Traición de la Confianza: Abuso por Parte de un Ser Querido


El daño infligido por un familiar, amigo cercano o cualquier persona en quien se confiaba representa un tipo de trauma particularmente dañino. El abuso o maltrato en estas circunstancias no solo daña física y emocionalmente, sino que también destruye la confianza, un pilar fundamental de las relaciones seguras y saludables. La traición de la confianza complica enormemente el proceso de recuperación, ya que la persona afectada debe lidiar no solo con el trauma en sí, sino también con la pérdida de la confianza en los otros.


Psicólogo Infantil

Trauma y Dificultad para Desarrollar Confianza Epistémica


La confianza epistémica es un concepto originado en el marco de las terapias basadas en la mentalización, enfocándose en la capacidad de confiar en los demás como fuentes válidas de entendimiento y perspectiva. Este tipo de confianza es crucial para navegar por la vida de manera efectiva y construir relaciones significativas. Sin embargo, el trauma, especialmente cuando proviene de personas cercanas y de confianza, puede dañar gravemente este aspecto fundamental de la psique humana.


  • Impacto del Trauma en la Confianza Epistémica


El trauma infligido por seres queridos o personas en quienes se confiaba erosiona la confianza epistémica, generando dudas persistentes sobre la validez de nuestras propias percepciones y sobre la capacidad de los demás para ofrecer comprensión y apoyo válidos. Esta desconfianza se convierte en una barrera, impidiendo el desarrollo de relaciones seguras.


La persona que ha sido víctima de trauma puede sentir que los demás no son capaces de comprender o validar su experiencia. Esto lleva a un estado de aislamiento y desconexión, tanto de uno mismo como de los demás.


  • Consecuencias a Largo Plazo y Recuperación


Las consecuencias a largo plazo de la falta de confianza epistémica pueden ser amplias, afectando la capacidad de la persona para construir relaciones interpersonales saludables y para tomar decisiones informadas y confiadas. La desconfianza en las propias percepciones y en la validez del entendimiento de los demás puede llevar a un ciclo de duda y aislamiento, exacerbando los síntomas de algunos diagnósticos como la depresión, ansiedad o TDP (Trastorno de Personalidad).


Para superar estas dificultades, es fundamental crear un entorno seguro y de apoyo que fomente la reconstrucción de la confianza epistémica. Las terapias basadas en la mentalización, que se centran en la capacidad de entender y reflexionar sobre los estados mentales propios y de los demás, juegan un papel crucial en este proceso. Estas terapias proporcionan un espacio para explorar y validar las experiencias del individuo, fortaleciendo su capacidad para confiar en sus propias percepciones y en la perspectiva de los demás.


Psicoterapia Basada en la Mentalización


La psicoterapia juega un rol fundamental en la recuperación de la confianza epistémica y la superación del trauma. Las terapias basadas en la mentalización, en particular, se han mostrado efectivas para ayudar a las personas a reconstruir la confianza en los demás. Esta forma de terapia se centra en la capacidad del individuo para entender y reflexionar sobre sus propios estados mentales y los de los demás, facilitando la comprensión de las acciones propias y ajenas.


El objetivo es que el desarrollo de la confianza logrado en el contexto terapéutico se generalice a otros aspectos de la vida del paciente, mejorando sus relaciones y toma de decisiones.


Abordar el trauma es esencial para mejorar la salud mental y prevenir el desarrollo de enfermedades mentales. Reconocer las diversas formas en que el trauma puede manifestarse y entender su impacto en la confianza epistémica son pasos cruciales en este proceso. La psicoterapia, y en particular las terapias basadas en la mentalización, ofrecen herramientas valiosas para ayudar a las personas a superar sus experiencias traumáticas y reconstruir la confianza en sí mismos y en el mundo que les rodea.

Si estás interesado en conocer más sobre el modelo de la mentalización, te invitamos a revisar el siguiente link: imaginamentalizacion.com

Comentarios


bottom of page