googled7f5afa4c62c5bad.html
top of page

¿Qué es el Bullying y cómo evitarlo?

Actualizado: 6 feb

El bullying, también conocido como acoso escolar, es un comportamiento repetitivo, intencional y negativo dirigido hacia una persona o grupo por parte de otra persona o grupo. Se caracteriza por un desequilibrio de poder, donde la víctima es más vulnerable que el acosador o los acosadores. El bullying en Chile es un tema de preocupación en la sociedad, ya que afecta a niños, niñas y adolescentes en escuelas y otros entornos educativos.


Bullying Escolar

Pueden haber diferentes tipos de bullying escolar, que incluyen:

  1. Bullying verbal: insultos, burlas, humillaciones, rumores o chismes malintencionados.

  2. Bullying social: exclusión de un grupo, difamación, chantaje emocional o manipulación de relaciones.

  3. Bullying físico: golpes, empujones, patadas, daños a la propiedad personal o cualquier forma de violencia física.

  4. Bullying cibernético o ciberacoso: comportamiento negativo a través de medios digitales, como redes sociales, mensajes de texto o correo electrónico, que puede incluir difamación, amenazas, exclusión o el robo de identidad.

El bullying puede tener consecuencias graves y a largo plazo para la salud mental y el bienestar de las víctimas, incluyendo ansiedad, depresión, baja autoestima, trastornos del sueño y, en casos extremos, pensamientos suicidas. La prevención y el tratamiento del bullying son fundamentales para garantizar un ambiente seguro y saludable para todos los niños y jóvenes en entornos educativos y sociales.


Formas de prevenir el Bullying


Prevenir o evitar el bullying es un esfuerzo conjunto que involucra a individuos, escuelas, familias y comunidades. Hay varias estrategias y medidas que pueden ayudar a prevenir y abordar el bullying:

  1. Educación y concienciación: Es fundamental enseñar a niños y adolescentes sobre el bullying y sus consecuencias, promover la empatía y fomentar el respeto mutuo. También es importante educar a padres, educadores y otros adultos sobre cómo identificar y abordar el acoso escolar.

  2. Establecer reglas y políticas claras: Las escuelas deben contar con políticas y reglamentos claros en relación al bullying, incluyendo las consecuencias de involucrarse en este comportamiento. Es importante que estas políticas sean comunicadas y aplicadas de manera consistente.

  3. Promover la convivencia escolar: Fomentar un ambiente escolar seguro y respetuoso es fundamental para prevenir el acoso escolar. Las escuelas pueden implementar programas de convivencia escolar que fomenten la inclusión, el respeto y la cooperación entre los estudiantes.

  4. Supervisión de adultos: Los adultos tienen un papel importante en la prevención del bullying. Los educadores y otros adultos en entornos escolares deben estar atentos a posibles situaciones de acoso escolar y estar disponibles para intervenir de manera apropiada.

  5. Apoyo a las víctimas: Es importante proporcionar apoyo emocional y recursos a las víctimas de bullying. Esto puede incluir acceso a psicoterapia, grupos de apoyo y orientación para manejar el impacto emocional del acoso escolar.

  6. Intervención temprana: Es crucial intervenir en las primeras etapas del bullying para evitar que el comportamiento se agrave y se convierta en un patrón. Esto puede incluir la intervención de adultos, la mediación entre las partes involucradas y la implementación de medidas correctivas.

  7. Fomentar habilidades socioemocionales: Enseñar a los niños y adolescentes habilidades como la resolución de conflictos, la comunicación efectiva, la empatía y el autocontrol puede ayudar a prevenir situaciones de acoso escolar.

  8. Involucrar a la comunidad: La prevención del bullying es responsabilidad de todos, incluidos los padres, educadores, líderes comunitarios y autoridades locales. Trabajar juntos en iniciativas y programas de prevención del acoso escolar puede ser efectivo para abordar este problema a nivel comunitario.

La prevención del bullying requiere un enfoque integral y la participación activa de todos los miembros de la comunidad educativa y la sociedad en general. Al trabajar juntos, podemos crear entornos más seguros y respetuosos para todos los niños y adolescentes.




¿Cómo ayudar a las víctimas de acoso?


Las personas que han sido víctimas de acoso escolar pueden experimentar consecuencias del bullying a corto y largo plazo en su salud mental y bienestar emocional. Es importante proporcionar apoyo y tratamiento adecuado para ayudarles a recuperarse y superar estos efectos. Algunas opciones de tratamiento y apoyo pueden incluir:

  1. Terapia psicológica: La terapia individual con un psicólogo es muy útil para abordar los problemas emocionales y conductuales relacionados con el bullying. La psicoterapia es un acercamiento común que ayuda a las víctimas a cambiar pensamientos negativos y patrones de comportamiento.

  2. Terapia familiar: Involucrar a la familia en el proceso terapéutico puede ser beneficioso para mejorar la comunicación y proporcionar apoyo emocional a la víctima en el hogar.

  3. Grupos de apoyo: Los grupos de apoyo para víctimas de bullying pueden ser útiles para compartir experiencias, recibir apoyo emocional y aprender habilidades de afrontamiento. Estos grupos pueden estar dirigidos por profesionales o ser grupos de autoayuda.

  4. Intervenciones escolares: Las escuelas pueden proporcionar apoyo a las víctimas de bullying a través de programas de consejería, mediación y asesoramiento. También pueden colaborar con padres y profesionales de la salud mental para desarrollar un plan de apoyo individualizado para la víctima.

  5. Desarrollo de habilidades sociales y de afrontamiento: Las víctimas de bullying pueden beneficiarse de aprender habilidades de comunicación, resolución de conflictos y afrontamiento para manejar situaciones difíciles y prevenir futuras situaciones de bullying.

  6. Fomentar la resiliencia: Ayudar a las víctimas de bullying a desarrollar resiliencia emocional les permitirá enfrentar y superar adversidades de manera más efectiva. Esto puede incluir el fortalecimiento de la autoestima, la promoción de relaciones interpersonales saludables y el apoyo en la identificación de recursos y estrategias de afrontamiento.

  7. Medicación: En algunos casos, cuando la víctima experimenta síntomas severos de ansiedad, depresión u otros trastornos mentales como resultado del bullying, un profesional de la salud mental puede recomendar medicación como parte del tratamiento.

Cada persona es única y puede responder de manera diferente a los tratamientos y apoyos. La intervención temprana y un enfoque personalizado e integral del tratamiento pueden mejorar significativamente las perspectivas y el bienestar de las personas que han sido víctimas de bullying.


Somos un Centro de Psicoterapia en el que puedes encontrar a psicólogos especializados. Ayudar a tus seres queridos o a ti mismo puede ser el comienzo del cambio. Una mejor realidad la puedes comenzar a construir hoy.

bottom of page