googled7f5afa4c62c5bad.html
top of page

¿Qué es la depresión endógena?

Actualizado: 6 feb

La depresión endógena es un tipo de depresión mayor. Aunque muy difundido en una época, es un diagnóstico que en la actualidad es raramente ocupado. Es más frecuente que se utilice el diagnóstico de depresión mayor, también conocida como depresión clínica.


La depresión es definida por el manual diagnóstico y estadístico (DSM) como un desorden del ánimo caracterizado por la sensación de pesar y tristeza durante un período de tiempo extendido. La sensación de pesar padecida tiene un impacto directo en el humor y en el correcto desempeño de funciones físicas vitales como el sueño o el apetito.


No está clara la causa de los síntomas depresivos, sin embargo los investigadores piensan que en el desarrollo de la enfermedad influyen algunos factores, como los genéticos, biológicos, psicológicos y medioambientales o históricos.



Es frecuente que las personas experimentemos síntomas depresivos cuando perdemos a un ser querido, terminamos una relación importante o experimentamos algún tipo de trauma. Sin embargo, la depresión endógena se desencadena sin la posibilidad de encontrar una causa. Es como si los síntomas apareciesen repentinamente, sin una razón aparente.


Diferencias entre la depresión endógena y la exógena


A pesar de que la depresión endógena es una tipología que está quedando en desuso, la diferencia que se identificaba entre ambas radican principalmente en las causas.


En la depresión exógena o reactiva podemos encontrar sin mucha dificultad un gatillante. Por ejemplo: "desde que terminó la relación me empecé a sentir así" o "al morir mi padre todo perdió sentido". En estos ejemplos la persona, el psicólogo y/o el psiquiatra encuentran una explicación relativamente simple del porqué del estado actual de salud mental.


En la depresión endógena no es posible encontrar con facilidad un origen externo y por lo mismo se ponía mayor relevancia en causas genéticas o biológicas.


Síntomas que experimentan las personas con depresión


Las sensaciones más frecuentemente descritas dentro de esta enfermedad mental son las siguientes:

  • Sensación persistente de tristeza y desesperanza.

  • Pérdida del interés y el gusto por actividades que antes parecían placenteras, incluido el sexo.

  • Fatiga.

  • Pérdida de la motivación.

  • Problemas para concentrarse, pensar correctamente o tomar decisiones.

  • Problemas de sueño, insomnio.

  • Pensamientos suicidas.

  • Dolor de cabeza.

  • Dolores musculares.

  • Pérdida del apetito.

  • Cambios de peso importantes.

Diagnóstico de la depresión


La depresión, al igual que otras enfermedades mentales como el trastorno límite de la personalidad, la ludopatía o los ataques de pánico deben ser diagnosticadas por un profesional de la salud mental. Lo más frecuente es que el diagnóstico sea establecido por un psicólogo o por un psiquiatra.


Para lograr el diagnóstico lo más común es dirigir algunas entrevistas con el paciente para evaluar su presente. Si vas a una sesión te recomendamos mostrarte tal cual eres. Mientras más información puedas aportar de ti y tu historia, más capaz será el psicólogo de ayudarte. Es útil comentar los fármacos que estás tomando, si tienes efectos secundarios, si haz tenido eventos depresivos en el pasado o si alguien de tu familia ha sufrido de lo mismo.


El psicólogo o psiquiatra que visites puede hacerte varias preguntas en relación a los síntomas que experimentas, intentará entenderlos en profundidad y también buscará en conjunto con tu ayuda, posibles causas de tu tristeza. Es importante identificar al menos el tiempo en que los síntomas aparecen, para luego avanzar con identificar las causas.


Para ser considerado dentro del diagnóstico de depresión, debes cumplir con una serie de criterios acordados en el manual diagnóstico y estadístico de las enfermedades mentales (DSM). Es decir, no es solo un juicio del profesional que ves, sino que él se apoya en criterios compartidos por todos los pares. Uno de los principales síntomas para ser diagnosticado con depresión mayor es la sensación de tristeza, la pérdida de interés y placer en las actividades cotidianas por dos semanas consecutivas o más.


Aunque en el DSM más actualizado (DSM V) no se hace una diferencia entre la depresión endógena y la exógena, es posible que aún algunos profesionales hagan la diferencia, basándose en la presencia (o no) de factores gatillantes identificables.



Tratamientos para la depresión mayor


Lo que ha demostrado mayor efectividad en el tratamiento de la depresión es el esquema mixto, es decir el apoyo con psicoterapia y farmacoterapia.


Los medicamentos más comúnmente utilizados son los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y norepinefrina. Otro tipo de fármacos que puede utilizarse son los antidepresivos tricíclicos, pero con el tiempo su uso ha ido disminuyendo. La función de estos fármacos es aumentar los niveles de ciertos químicos en nuestro cerebro, lo que se traduce en la reducción de los síntomas asociados a la depresión.


Algunos ejemplos de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina son la paroxetina, fluoxetina, la sertralina, escitalopram y el citalopram. El tratamiento con sertralina o cualquiera de los otros fármacos mencionados puede tener algunos efectos secundarios como dolores de cabeza, náusea e insomnio. Los efectos secundarios tienden a aparecer al comienzo del tratamiento y luego es común que disminuyan o incluso desaparezcan. De todas formas es importante que le comuniques a tu médico tratante las sensaciones que te producen.


Ejemplos de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y norepinefrina son la venlafaxina, duloxetina y la desvenlafaxina.


Los antidepresivos tricíclicos que pueden usarse aún en algunos casos son la trimipramina, imipramina y la nortriptilina. Los efectos secundarios de estos último medicamentos pueden ser más fuertes e incómodos que los efectos producidos por los anteriores. Dentro de ellos está la somnolencia, mareos o aumento de peso.


Es recomendable que siempre revises la información que te proporciona la farmacia o el medicamento y que sientas la libertad de preguntarle a tu médico tratante todas tus dudas. Expresar tus preocupaciones ayudará a recibir mejores explicaciones y a encontrar en conjunto con tu médico el esquema farmacológico más adecuado para ti.


Si sientes que el esquema con el que comenzaste tu tratamiento no ha dado todo el resultado que esperabas, te recomendamos hablarlo directamente con tu psiquiatra. Es muy probable que con un cambio de dosis o de medicamentos encuentres una solución satisfactoria a tu episodio depresivo. No te desanimes si el primer esquema no funciona del todo, es bastante común que esto suceda.


Otro punto a considerar es que no debes abandonar el tratamiento cuando te sientas bien. Para dejarlo debes estar en directa coordinación con tu médico. Él te explicará la pertinencia de dejarlo y también acordará contigo la forma. Dejar de tomar este tipo de medicamentos de un día para otro puede producirte confusión, mareos o incluso la reaparición de los síntomas.


Una nueva opción que ha aparecido hace poco en el mercado de los fármacos y que parece prometedora es la esketamina, especialmente recomendada para los pacientes a los que no le han funcionado los medicamentos anteriormente descritos.


Psicoterapia para la depresión


Es muy recomendable que además del tratamiento farmacológicos sigas una psicoterapia. Hoy puedes realizarla desde donde estés con la atención de psicólogos online, que han demostrado ser igual de efectivos que los presenciales. Dentro de las opciones están la terapia cognitiva conductual, el psicoanálisis, la terapia sistémica, humanista transpersonal, entre otras.


La finalidad de este proceso tiene que ver con encontrar las causas que te llevaron a la depresión y de esta manera hacer menos probable que la padezcas nuevamente en el futuro. También un buen proceso de psicoterapia puede ayudarte a dejar más rápidamente los fármacos.


Somos un grupo de psicólogos online y estamos aquí para ti. Trabajamos desde diferentes enfoques, en un formato actual, cercano y confidencial.

Artículos Relacionados:


bottom of page