googled7f5afa4c62c5bad.html
 

Te compartimos 3 estrategias para ser resiliente.

La psicóloga Lucy Hone comparte tres estrategias simples y a la mano de todos nosotros que nos ayudan a ser personas más resilientes.

  • Las personas más resilientes integran que pasan cosas negativas en nuestras vidas. Muy por el contrario al anhelo actual de extrema y permanente felicidad, que es promovido y visible en todas las publicidades y en las redes sociales, la verdad es que a todas las personas, en algún momentos de nuestras vidas, nos pasarán cosas realmente duras, a las que nos costará reponernos y que significarán un quiebre en nuestro planes vitales.

El sufrimiento es parte de nuestras vidas y entender esto no significa que le demos la bienvenida a las situaciones potencialmente traumáticas. No significa en absoluto que las esperemos o que nos gusten, simplemente se ha visto que las personas que tienen una alta capacidad de resiliencia parecen entender que el dolor es parte de la existencia humana y que por lo mismo ellos también padecerán situaciones adversas de alto nivel. Entender esto nos ayuda a no sentirnos discriminados cuando llegan los momentos dolorosos.


Una pregunta que escuchamos frecuentemente los psicólogos online en las personas que padecen un duelo complicado es ¿porqué a mí? Ahora bien, si como humanos logramos integrar el sufrimiento como parte de nuestro existir la pregunta se transformaría, formulándose entonces como ¿porqué no a mí? O sea si la norma es pasar por momentos de sufrimiento, ¿porqué no me iba a pasar a mí?

  • Según los psicologos online en Chile, las personas resilientes son altamente capaces de seleccionar donde focalizar su atención. Son capaces de concentrarse profundamente en las cosas que pueden cambiar, en aquello que está bajo su control, dejando más fácilmente de lado o aceptando más rápidamente aquellas cosas que no pueden intervenir.

Evolutivamente estamos diseñados para atender más a las amenazas y los peligros que a las cosas positivas que nos rodean. Esto también parece ser así para las emociones. Somos más propensos a quedarnos estancados en emociones negativas como la pena, la rabia y el miedo, que quedarnos en la vivencia de las sensaciones de alegría.


Por ejemplo, una persona que quería quedar en un trabajo para el que fue entrevistada, pero finalmente no lo logró, puede quedarse enganchado en la emoción negativa y vivirlo como una derrota definitiva, o una confirmación de su poca adecuación para los trabajos en la actualidad. Por el contrario, puede verlo como una oportunidad para aprender y dar en el futuro mejores entrevistas laborales. Tener la capacidad de sobreponerse implica este ejercicio de cambio de atención.


La capacidad para seleccionar donde focalizar la atención, ha sido investigada científicamente por equipo de profesionales, demostrando su alta efectividad. Por ejemplo el 2005 el psicólogo Martin Seligman realizó un estudio en el que se le pidió a los participantes durante 6 meses, al finalizar cada día recordaran 3 cosas positivas que tuvo ese día para ellos.


Lo que descubrieron es que con este simple ejercicio las personas aumentaban notablemente sus niveles de gratitud, tuvieron mayores niveles de felicidad y menos niveles de depresión, que aquellos a los que no se les pidió realizar el ejercicio de agradecimiento.


Sin duda las personas que estaban en el grupo al que no se les pidió agradecer todos los días, también tuvieron cosas positivas en su cotidianeidad, pero es probable que muchas de esas cosas positivas hayan quedado completamente desapercibidas por ellos.

  • Las personas resilientes se preguntan: lo que estoy haciendo en este momento, ¿me ayuda o me daña?

Esta pregunta puede aplicarse a una gran variedad de situaciones estresantes o tristes que nos toque superar. Por ejemplo la rendición de un examen. A veces uno se encuentra imaginando todo lo mal que va a salir, el poco tiempo que queda, la comisión que me hará las preguntas de mala manera, etc. Imaginar eso, ¿nos sirve o nos ayuda a estar mejor preparados?


También podemos ver algún ejemplo en el proceso de duelo. Sentarse a recordar con una botella de vino y fotos de la persona querida, noche tras noche, ¿será una actitud que nos ayuda o que nos daña? Aunque no es un ejercicio fácil, resolverlo nos acerca mucho a hacernos cargo de nuestro propio futuro, de nuestro propio bienestar.


Somos un equipo de psicologos en Chile y estamos aquí para ti. Si necesitas ayuda para superar un duelo, entenderte de mejor manera o proyectar un futuro más satisfactorio para ti, estamos para ayudarte. Realizamos terapia online y promovemos la salud mental en Chile, llevando adelante procesos terapéuticos cien por ciento virtuales y efectivos.


Resiliencia Psicologo Online